EL PODEROSO PRESIDENTE DE MÉXICO


0

UNA COLUMNA DE LUIS GUILLERMO FRANCO

López Obrador es el líder social mexicano más relevante que haya dado nuestro país en lo que va del presente siglo. En 1991 tuvo sus primeros reflectores a nivel nacional, derivado de su derrota como candidato al gobierno de Tabasco y sus consecuentes protestas que incluyeron desde la toma violenta de pozos petroleros, hasta el éxodo a la Ciudad de México que culminó cuando el entonces Regente Manuel Camacho Solís le dio 9 mil millones de pesos, para así estimularlo a que ordenara el retiro de su contingente del zócalo capitalino.

Si, el primer gran “moche” económico a la causa de López, fue asignado por mandato del presidente Carlos Salinas de Gortari. Esta anécdota de la entrega del efectivo en cajas de huevo, fue documentada por Lorenzo Meyer -curiosamente hoy panegirista de AMLO- en su libro de 1994 “Liberalismo autoritario” y en la biografía “Mesías mexicano” publicada en 2006 por George W. Grayson.

Se debe resaltar que además, en un debate acontecido en la cámara de diputados, Juan José Rodríguez Prats cuestionó a Camacho:

“Señor diputado, conteste nada más sí o no… En 1992, ¿proporcionó usted 9 mil millones de viejos pesos, 9 millones de pesos de ahora, a Andrés Manuel López Obrador para desalojar el Zócalo”.

Camacho aceptó la entrega de dinero con eufemismos, si López le llama aportaciones a los moches que recibió Pío, para el padre político de Ebrard son “indemnizaciones”:

“No le entregué yo a López Obrador ningún recurso; lo que hizo el gobierno de la República fue cumplir con compromisos que estaban establecidos y, eso sí, con el visto bueno del resto de las secretarías que tenían intervención en esos asuntos. No fue una decisión del jefe del Departamento del DF, pero se cubrieron las indemnizaciones correspondientes”.

 A pesar de que años después lideró el partido del sol azteca, nunca pudo menguar al “líder moral” Cuauhtémoc Cárdenas; por ello el banderazo de salida en su carrera por la presidencia se la debe a un priista. Ante la complacencia de Ernesto Zedillo, López pudo ser postulado como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, a pesar de que no cumplía con la residencia.

La alternancia en la presidencia dejó muchas insatisfacciones y López logró por fín capitalizar en 2018 todo el malestar social acumulado por la exaltación de escándalos ubicados en la cúspide del poder, aunado a una estrategia efectiva de polarización que ha mantenido ya en el ejercicio del poder.

Un presidente poderoso que fue electo por más de 30 millones de ciudadanos. Poderoso en su capacidad de ilusionar a sus devotos partidarios y también en sus aptitudes para mentir, por ello aquí sólo tres frases de su segundo informe, para que usted juzgue:

 “Las y los gobernadores y presidentes municipales encuentran en el Ejecutivo Federal respeto y trato equitativo”.

“No se han emprendido persecuciones facciosas, pero tampoco se permite la impunidad”.

“En el peor momento contamos con el mejor gobierno”.

Si, en su segundo informe, el Presidente López confirma que es poderoso para causar decepciones y muy débil en sus resultados.   Twitter @luisguifranco


Like it? Share with your friends!

0
Luis Guillermo Franco

Periodista punk. 13 años articulista de Organización Editorial Mexicana y 11 años como editor web. Twitter: @LuisGuiFranco

Comentarios

Comenta