Un Rector “Juanito” para la UNAM


0
25 shares
Luis Guillermo Franco
Arlequines y Cortesanos
El movimiento de protesta que ha surgido en la Universidad Nacional se encuentra directamente vinculado con la voluntad perniciosa de personajes políticos de la cúpula de Morena y narcotraficantes.
La comunidad estudiantil ha expresado su rechazo a los grupos violentos al interior de la UNAM, los cuales involucran tanto el narcomenudeo como la agresión como arma política para intimidar.
Esta etapa tensa tiene además la circunstancia de que el Rector Enrique Graue ha visto notablemente afectada su salud (padece hipoxia crónica, por lo que su mal se agrava progresivamente), por lo que físicamente no se encuentra a plenitud para enfrentar el problema.
Este capítulo no es aún una crisis, sin embargo hay quienes están azuzando al estudiantado para que la salida de Graue se convierta en una demanda.
Queda claro que la corriente universitaria que es afín a Morena, tienen el propósito de lograr el control orgánico de la Universidad.
La estrategia de cooptación de la UNAM tiene cinco pilares fundamentales y sus grupos ya se encuentran en la etapa de la agitación quirúrgica: el ex Rector Juan Ramón de la Fuente que será Embajador ante la ONU, Javier Jiménez Espriú que fungirá como Secretario de Comunicaciones y Transportes, la Jefa de Gobierno Claudia Scheinbaum, el Senador Martí Batres y John Ackermann cuya esposa será la titular de la Secretaría de la Función Pública.
Este entramado siniestro ha sido documentado por el periodista Ricardo Alemán, que además puso al descubierto que el propósito es colocar a Ackerman como Rector. Afortunadamente la legislación universitaria lo tiene impedido, puesto que el artículo 5 de la Ley Orgánica de la UNAM y el artículo 32 del Estatuto General de la UNAM establecen que para ser Rector se debe ser mexicano por nacimiento, con lo que el originario de Filadelfia, EE.UU. no tiene posibilidades.
El plan B de la comunidad universitaria de filiación en Morena es colocar a un Rector “Juanito”, que solamente tenga el cargo pero que el auténtico operador sea el Secretario General de la UNAM y ahí Ackerman no tiene restricciones legales porque el artículo 31 del Estatuto General indica que el único requisito para ser nombrado, es que el Rector lo designe.
La llegada de Ackerman como Secretario General de la UNAM no tendría pizca de ilegalidad, pero si implicaría muchos condicionantes de carácter ético. El estadunidense es naturalizado mexicano y se encuentra como uno de los responsables de la escuela de cuadros de Morena, por lo que su llegada implicaría un acentuado sesgo ideológico que iría directamente en contra de la libertad de cátedra y librepensamiento que han distinguido a la UNAM.
Lo peor de todo es que el Rector “Juanito” puede ser el propio Graue aprovechando su mal estado de salud (debe cargar con un tanque de oxígeno en su auto y tiene otros tantos en su oficina en rectoría y domicilio), es posible que ceda ante las presiones para “nadar de muertito”.
Desgraciadamente estaríamos en la antesala de convertir a la UNAM en una filial de adoctrinamiento de Morena, con un Rector “Juanito” y un Secretario General John Ackerman… ¿se dejarán los universitarios?

Like it? Share with your friends!

0
25 shares

¿Qué carita has puesto?

apendejado apendejado
20
apendejado
hueva hueva
14
hueva
desmadre desmadre
12
desmadre
guácala guácala
13
guácala
¡qué poca! ¡qué poca!
9
¡qué poca!
jajaja jajaja
6
jajaja
mencanta mencanta
4
mencanta
Pedro Sola Pedro Sola
20
Pedro Sola
chingon chingon
15
chingon
encabronado encabronado
9
encabronado
Luis Guillermo Franco

Periodista punk. 13 años articulista de Organización Editorial Mexicana y 10 años como editor web. Twitter: @LuisGuiFranco

Comentarios

Comenta