Anatomía del montaje político contra la Suprema Corte de Justicia de la Nación


0

Príncipes, Arlequines y Cortesanos

El sabio y elocuente Presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln afirmaba que “Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo…se puede engañar a algunos todo el tiempo…pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

Y es que el engaño es una estrategia de la que los políticos hacen uso para causar una impresión que les sea benéfica ante el pueblo que representan o aspiran gobernar.

En el juego de poder es válido propiciar escenificaciones que procuran exaltar su (falsa) espontaneidad, para que la cobertura informativa pueda difundir el numerito teatral como una imagen que representa un sentir colectivo ficticio.

Así los agitadores que atacaron un vehículo que salía del estacionamiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tuvieron su oportunidad de exhibirse ante la prensa, con el propósito de que ante los medios del mundo se comunicara que en México hay una persecución popular en contra de los abusivos y privilegiados Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Si bien puede haber opiniones que no admiten los mentados pretextos constitucionales para que los Ministros no disminuyan su percepción económica, no es verdad que haya una turba popular que esté a la caza de los integrantes del Poder Judicial.

El aparato de propaganda que se empeña en satanizar a los rapaces Ministros ha llegado al exceso de solicitar a sus partidarios que mencionen en sus posicionamientos que el estado de derecho es un instrumento de control de la oligarquía sobre el proletariado mexicano…

El asunto aunque se ha centrado en el tema de los sueldos, en realidad se trata de una lucha que ha emprendido el Presidente para debilitar al único poder que no coopera a ciegas con la 4ª Transformación.

Y en la división que alienta el Ejecutivo Federal, hay potenciales montajes políticos que pudieron ser perpetrados  a petición de los integrantes de la Corte para presumir una superioridad ética.

Primero, el Ministro Presidente de la  Corte Luis María Aguilar pudo fingir un repentino malestar justo cuando iba a iniciar la faceta política de su discurso. Con aparente desaliento tomó asiento para evitar desvanecerse. Ahí fue cuando AMLO mordió el anzuelo, pues se levantó con el objetivo de auxiliar a un desfalleciente Ministro… pero el momento incómodo se consumó en múltiples clímax, acontecidos desde que el Presidente de la Corte reinició su mensaje ahora teniendo al Presidente sentado a su derecha inmediata.

Así la retórica política del Presidente Ministro entró directamente al oído de López, que no tuvo de otra más que aguantar el montaje y aceptar que en video a toma cerrada, a cada frase incómoda simultáneamente se registraba el rictus presidencial.

El segundo escenario falso pudo ser el ya mencionado ataque al auto que iba saliendo del estacionamiento… los Ministros quisieron verse como víctimas y perseguidos… ¡quieren engañar al pueblo!

Bufones: ¿Dónde estaba la fuerza pública para evitar que la manifestación tomara la máscara de la violencia?

luisguillermofranco@aguilayserpiente.com


Like it? Share with your friends!

0
Luis Guillermo Franco

Periodista punk. 13 años articulista de Organización Editorial Mexicana y 11 años como editor web. Twitter: @LuisGuiFranco

Comentarios

Comenta