GERTZ, EL ZOMBI

ALejandro Gertz Manero ha decidido pasar su senectud en el nivel más elevado de abyección. Todo sea por cumplirle sus deseos al Presidente,


0

UNA COLUMNA DE LUIS GUILLERMO FRANCO

La Fiscalía General de la República es minimizada por el Presidente López y el propio  titular abona con sus actitudes para darle resonancia a las humillaciones que le profiere el ejecutivo federal.

Cuando López la hace de vocero oficioso de la Fiscalía desde el púlpito de sus peroratas matutinas -informando sobre pesquisas judiciales y sugiriendo filtraciones a la opinión pública-, demuestra su profundo desprecio por la ley y también por la persona del otrora secretario de seguridad pública federal.

El nombramiento de Alejandro Gertz Manero nació póstumo. Tuvo sus destellos de dignidad cuando deslizó el comentario acerca de lo peligroso del comportamiento de Santiago Nieto, puesto que sus regulares revelaciones mediáticas ponen en riesgo el debido proceso legal.

López es un amo del escándalo -siempre y cuando no inmiscuyan a su hermano Pío o cualquiera de sus allegados- y por esa razón ha preferido que Santiago Nieto mantenga un papel de rockstar de su transformación de cuarta, desautorizando la petición del Fiscal para que el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera fuera más mesurado.

Gertz Manero se encuentra totalmente desdibujado, sabe que no tiene autonomía de gestión con respecto al ejecutivo y además tiene la presión de complacer sus afanes de persecución.

El presidente no tiene empacho alguno en ejecutar sus venganzas, a pesar de poner bajo sospecha la integridad profesional y dignidad personal de Gertz.

El diccionario de la Real Academia Española expone el siguiente significado para la palabra zombi: “Persona que se supone muerta y reanimada por arte de brujería con el fin de dominar su voluntad”.

Es penoso que haya decidido vivir su senectud en su máximo nivel de abyección y que su retiro como funcionario público sea dilapidando su prestigio por cumplirle todos sus deseos al presidente López.

Pero en sus extravíos mentales, Alejandro Gertz Manero ha decidido también hacer el ridículo pero por su propio puño y letra.

En sus ratos libres, el Fiscal General de la República redacta un artículo para el periódico La Jornada. Con el título “En defensa propia” -una proyección singular porque es una insinuación a que el Fiscal aspira a la justicia en propia mano-, el “abogado de la nación” se atreve sin pizca de vergüenza a redactar párrafos como el siguiente, en donde de inicio se atreve a crear una nueva tipificación delictiva:

“La repetición constante de una conducta delictiva que logra prevalecer y multiplicarse con éxito se denomina delito por simpatía. Y esa figura es la que se afianzó y expandió como nunca en México, en manos de una pandilla cleptómana e irresponsable que en las pasadas administraciones organizó el saqueo más desmesurado de las riquezas patrimoniales y de las empresas estratégicas del Estado. Todo para beneficio de un cártel delictivo gubernamental que provocó, en los seis años del gobierno anterior, la multiplicación en 182 por ciento de la deuda pública histórica del país. Esos saqueadores ineptos sólo supieron robar y no tuvieron capacidad alguna para gobernar y, menos, para cuidar el patrimonio nacional…”

¿Un Fiscal General puede hacer declaraciones de ese tipo, sin presentar denuncias o perseguir delitos que son oficiosos? ¡patético!

Mi agradecimiento a José Antonio Sordo por sus reflexiones.

Cortesanos: En Macuspana, tierra natal del Presidente, el ayuntamiento fue anulado por el Congreso Local. Emblemático que la cuñada de López Obrador fungiera como sindico y ella esté involucrada en la desaparición de al menos 200 millones de pesos. ¡Qué bonita familia!

 Twitter @luisguifranco


Like it? Share with your friends!

0
Luis Guillermo Franco

Periodista punk. 13 años articulista de Organización Editorial Mexicana y 11 años como editor web. Twitter: @LuisGuiFranco

Comentarios

Comenta