Tierra de bromistas: 7 de cada 8 llamadas al 911 son falsas alarmas


0

En México somos buenos para elaborar bromas, sin embargo hay chascarrillos que pueden producir desgracias mayores y más cuando se encargan de distraer tanto a las fuerzas del orden como a los servicios médicos que prestan auxilio en emergencias.

El Instituto Belisario Domínguez dependiente del Senado, informó que en nuestro país los servicios que presta el número de emergencias telefónico 911 son desperdiciados porque 7 de cada 8 llamadas que se hacen en todo el país son falsas alarmas.

Las entidades federativas con mayor número de llamadas improcedentes fueron: Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, Veracruz, Guanajuato y Baja California.

EL informe plantea que durante el 2017, las entidades con un mayor porcentaje de llamadas reales de emergencia fueron: Nuevo León (25.8%), Querétaro (24.9%), Colima (20.7%), Aguascalientes (19.1%), Baja California (17.2%) y Chihuahua (17.2%).

Al respecto el Instituto Belisario Domínguez afirma que las falsas alarmas generan desperdicio de tiempos y recursos a los servicios de emergencia, además de que los pueden distraer de un evento verídico, lo que puede ocasionar negligencias que cuestan la vida de personas en situación de crisis.

En México, durante 2017 se registraron 87.6% de llamadas falsas al total de números de emergencia (911).1 Esta medición fue posible debido a que a finales de 2016 se homologaron los diferentes números de las entidades federativas a fin de tener una marcación nacional.

Es urgente que existan sanciones para quienes ocupan el teléfono para hacerse los chistositos en el 911. Hasta el momento hay tres iniciativas para asignar penas a los que llaman para notificar hechos falsos, pero no han sido aún dictaminadas.

Si quieres ver el informe completo da clic http://bibliodigitalibd.senado.gob.mx/bitstream/handle/123456789/4008/ML%20147.pdf?sequence=1&isAllowed=y


Like it? Share with your friends!

0
Teresita Romano

Publicidad y Relaciones Públicas. Maestra en Alta Dirección por la Universidad Anáhuac. Mamá.

Comentarios

Comenta